• Facebook
  • Twitter
  • Instagram

© aunece

  • M. Caro

Conciencia social, sostenibilidad y reinvención del mundo rural, claves contra la despoblación



La sostenibilidad y el desarrollo rural son dos conceptos que se encuentran vinculados; la sostenibilidad tiene como objetivos proteger y conservar los recursos naturales para seguir proporcionando servicios de producción, ambientales y culturales, y las materias primas se encuentran en el mundo rural.


Durante la cumbre sobre el cambio climático de las Naciones Unidas, celebrada en Madrid a finales de 2019, la presidenta de este foro y ministra de Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt, mostraba su decepción por la falta de compromiso de los principales países emisores. Sin embargo, el compromiso social es creciente. La denominada ‘Marcha por el clima’ contó, según grupos ecologistas organizadores, con casi 500.000 personas procedentes de todos los países del mundo. Y es que el cambio climático y su impacto en el entorno natural es cada vez más evidente.


La sociedad está hablando: se instala el consumo sostenible

La sociedad empieza a revelar su compromiso con la sostenibilidad a través de su consumo; la tendencia actual, que parece será la definitiva si observamos al nuevo y futuro consumidor, el llamado ‘millenial’ (entre 21 y 39 años) y ‘centenial’ o ‘Generación Z’ (entre 0 y 20 años), es la de la preferencia por productos de trazabilidad sostenible, con el menor número posible de aditivos, entre otras características.


Según FoodRetail and shoppers, a través de un estudio de diciembre del Grupo IPG Mediabrands, 7 de cada 10 consumidores opta ya por productos de Km 0, y en los próximos tres años, el 23% de los compradores incrementará su consumo de productos ecológicos.

IInevitablemente, la sostenibilidad nos acerca al mundo rural, el que nos abastece de materias primas, donde nos encontramos con el claro problema de la creciente despoblación.


Aunque, lamentablemente, los trabajadores de campo en la actualidad están atravesando momentos muy duros. La crisis que vive el sector, con una agonía constante por los precios bajos y competencia desleal, ha llevado a una unión entre colectivos sin precedentes, bajo un lema: #AgricultoresAlLímite.


El futuro de la vida en los pueblos pasa por reinventar lo rural

Considerando todos los esfuerzos que se están realizando, tenemos que ser conscientes de que la actividad en el pueblo no volverá a ser como lo fue en el pasado; hay que reinventar el mundo rural, aprovechando las oportunidades que nos brindan las diferentes tecnologías de hoy en día.

Para ello es necesaria la promoción de un cambio de mentalidad, de fomento del arraigo, y de la calidad de vida que ofrecen los entornos fuera de las grandes metrópolis.


La idea de la repoblación, incluso entre los propios habitantes que soportan el peso de nuestro mundo rural (también de nuestra alimentación), se aleja, y ellos mismos reconocen que la vuelta masiva a los pueblos ya es imposible.

El principal motivo que esgrimen los que lo abandonan es la necesaria ampliación de la red de transportes, el mantenimiento de escuelas y la mejora de las infraestructuras. Pero nos encontramos con poblaciones de más de 3.000 habitantes donde los servicios son óptimos y más económicos que en la ciudad: cuentan con escuelas, guarderías, centros de salud, conexiones con poblaciones más grandes cada 20 minutos, etc., y aún así los jóvenes, una vez que inician sus estudios lejos del pueblo, deciden no regresar.


El objetivo del desarrollo rural y del reto demográfico están también estrechamente ligados a la lucha contra el abandono juvenil, para lo que es preciso profundizar, difundir y promocionar un cambio de perspectiva sobre la calidad de vida de los habitantes en las zonas rurales, en las que lo natural, tan apreciado entre las nuevas generaciones, acompañado por el gran apoyo de la tecnología, puedan caminar de la mano.


Por otro lado, existe la paradoja de que en las ciudades cada vez se tiende cada vez más a demandar el producto natural, lo que demuestra que existe un futuro económico en lo rural y en el sector primario, que necesita profesionales capaces de hacer frente a esta creciente demanda.


Nos encontramos en un buen momento para ello: tenemos a los jóvenes más responsables, informados, conscientes y mentalizados con la sostenibilidad y el mantenimiento de nuestro planeta que nunca. Y en ellos está la llave para revalorizar y reinventar el entorno rural.


#auneceRural

#auneceSostenible